Soy madre, soy mujer

¿Eres madre o estas a punto de serlo?

No dejes de leer este post, quizás sea de gran utilidad!

Cada día somos más conscientes de la importancia que tiene la preparación física en el embarazo, de la recuperación en el post parto y de lo vital que resulta hacer actividad física siempre.

Como bien sabemos la mujer experimenta muchísimos cambios fisiológicos y emocionales desde el momento de la fecundación hasta el parto.

Bien, tanto si ya practicabas deporte antes del embarazo o no, es el momento de implementar en tu vida esa rutina.

Ten en cuenta que la preparación física en el embarazo debe ser específica, diseñada y adaptada a tu estado. Los beneficios serán múltiples pero en esta ocasión no me detendré a mencionarlos.

Quiero ir algo más allá!

Lanzarte a la maternidad es un gran salto que cambia tu vida para siempre.

Muchas veces la vida transcurre y no hacemos la pausa suficiente para disfrutar, escuchar y vivir el momento. Simplemente pasa!

Encontrar un momento en el embarazo para ti no solo minimizará molestias ocasionadas en la gestación si no que te llevará a conectar con tu estado, emociones, con tu bebé, te llevará a crear un hábito.

Hábito que resultara difícil de retomar pasado el parto, pero es indispensable reanudar.

Una ves que damos a luz le sumamos a ser mujeres, esposas, amigas, hijas… a ser mamás!

Por un lado tenemos toda la carga física y consecuencia del embarazo y del parto. Musculatura débil, peso, tensión en espalda, puede que cesárea o episiotomía, suelo pélvico débil… por otro lado la carga emocional de llegar a todo, de ser buenas madres, alimentar, cuidar, amas de casa, profesionales…somos una bomba hormonal que por momentos párese que estalle pero vamos tirando.

El ponerte en marcha ni bien pasas la cuarentena deberá ser tu obligación, algo así como un regalo para ti que lo agradecerás el resto de tu vida. Se que es difícil compaginarlo todo, y que de sólo pensarlo se te hace todo un mundo pero la realidad es que si no comienzas tú, nadie lo hará por ti.

Tu cuerpo necesita activarse, volver al punto de partida. Tu suelo pélvico y tu transverso abdominal necesitan trabajar de manera progresiva, a conciencia. Tu columna se debe re colocar, alargar y fortalecer, no olvides que a partir de ahora tus hábito postural será estar mucho rato con un bebé en brazos, bebé que va aumentando de peso, dando biberón o lactancia, cabeza en flexión durante horas ya sea por contemplarle con la mirada, ducharlo, cambiar pañales…

Tu mente necesita un momento de liberación, desconectar para conectar. Hacer ejercicio no solo te beneficiará a nivel físico, va mucho más allá, te ayudará a quererte, respetarte, valerte, a saber delegar cuando te ausentas y darte cuenta que todo fluye bien, que pese a que una mamá es una Mamá también hay papás, abuelos, tíos… y que no eres mala madre por tener tus momentos.

Cuidarte llevará a que te sientas bien contigo misma y ese bienestar lo transmitirás a quieres te rodean.

Recuerda que nunca dejarás de ser mujer y por muy complicado que se haga a veces, la recompensa será infinita y tu espíritu se elevará!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s